El Espíritu del Agua, Santa Cruz La Laguna

En Santa Cruz La Laguna, región tz'utujil, cuentan los Ajtziij, ancianos rezadores, que eran una pareja de esposos que vivía a la orilla del lago, entre los tulares, tuvieron una hija muy bonita. Cuando la niña se convirtió en una quinceañera, la enviaban todas las tardes a traer agua en la tinaja. La niña, además de acarrear agua, se bañaba en la playa del lago.

El espíritu del agua, al verla se enamoró de ella. Los padres de la niña se fijaron que siempre que regresaba del lago venía muy contenta y sospecharon porque el lago se ponía cristalino. Un día los padres tuvieron que ir al pueblo y dejaron a la niña encerrada, pero la muchacha se salió por la ventana para bañarse en el lago y ver al espíritu del mismo. Cuando volvieron los padres no la encontraron, salieron a buscarla y la encontraron bañándose en las orillas del lago, de castigo se fueron a vivir a Nahualá para que ella ya no pudiera ver al lago. La niña se puso triste, tanta era su tristeza que murió. Pero el espíritu del agua al ver que la niña no regresaba se desesperó y empezó a buscarla, por lo que cada vez que sale desesperado, hace un oleaje todas las tardes, para buscar a la muchacha por las orillas del lago.

011
Compartir